miércoles, 23 de septiembre de 2015

LOS GERMINADOS, BROTES DE SALUD


La germinación transforma el grano y comporta una serie de modificaciones positivas: las enzimas proceden a una predigestión en la cual el almidón se transforma en compuestos más fáciles de digerir; filas tasas de vitaminas y oligoelementos aumentan! Tras la germinación, el valor nutritivo de las semillas se multiplica por diez y aportan al organismo vitaminas y oligoelementos que podemos considerar como biológicamente disponibles.

¿Qué encontramos en la composición de los brotes?

¡Proteínas vegetales! En los brotes de soja y en los de judías mungo, en los de girasol, en los de sésamo, alfalfa y brócoli...
 
¡Más hierro! Particularmente en el fenogreco, las lentejas, los puerros, las espinacas, el hinojo, el sésamo; las lentejas coral, el brócoli, la quinua...

Magnesio En el trigo, las lentejas, el lino, las espinacas, el alforfón, el girasol, el sésamo...

Calcio En las lentejas coral, los azukis, los berros, las espinacas, la quinoa, el sésamo...
 
Vitaminas del grupo B En el trigo, las espinacas, el arroz, las lentejas... Ácidos grasos esenciales En los brotes de girasol, sésamo...

Fósforo, potasio, cobre Se encuentran particularmente en los diferentes tipos de trigo, el brócoli, la zanahoria, la col, las espinacas, el hinojo, el fenogreco, los puerros...

Antioxidantes Especialmente en la alfalfa, los diferentes tipos de trigo y el brócoli.

Una fuente rica en vitamina C En todos los brotes, pero particularmente en los de las lentejas, la col lombarda, el brócoli, la alfalfa, los berros, la rúcula...

Las semillas germinadas tienen un poder alcalinizante. El consumo de cereales y legumbres germinadas puede ayudar a mantener o restablecer el equilibrio ácido-básico.

Los brotes son verdaderos tesoros nutricionales.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario