sábado, 28 de julio de 2018

¿COMO APROXIMARNOS A LAS PRÁCTICAS DIARIAS DE LA MEDITACIÓN?


Ud. Sabe que quiere beneficiarse a través de la práctica diaria pero no es capaz de llevarla a cabo. Primero debe tener una actitud mental apropiada hacia la práctica. E segundo lugar debe conocer y usar un método. Antes de poner en práctica su método, es importante que su cuerpo y mente estén relajados. Pero puede ser que Ud. no sepa cómo hacerlo.
 
Tratando de lograrlo puede ponerse más tenso o bien puede relajarse tanto que se dormirá. Ambos extremos son perjudiciales.
 
Por eso es que una actitud apropiada hacia la práctica es tan importante. ¿Cuál es esa actitud?

Debe decirse a sí mismo que el tiempo que pasa todos los días practicando es el más divertido, confortable y placentero de los momentos. Como no pasamos demasiado tiempo practicando, el tiempo en que lo hacemos es muy valioso. Si usted tiene esta actitud hacia la práctica no se sentirá tenso o con sueño cuando medita.
 
¿Ud. Siente que la meditación es un deber u obligación, o sentarse a meditar es un placer?
 
Si no encuentra placer en la meditación, le resultará difícil continuar su práctica. Si el placer no viene naturalmente, trate de cultivar una actitud de placer. Primero, antes de sentarse, recuérdese a si mismo que se sentirá feliz al hacerlo.
 
Recuerdo que cuando era estudiante solía levantarme temprano y luego desayunaba. Desde el desayuno hasta el almuerzo había unas 6 horas. Alrededor de las 11hs. ya estaba hambriento. Mi última clase era de 11 de 12 hs. Cuando tocaba la campana me sentía feliz de saber que era la hora del almuerzo; mi cuerpo y mente estaban sumergidos en felicidad. Este es el tipo de actitud que debería tomarse al comenzar la meditación. Cuando se siente, piense que pasará un momento libre de preocupaciones. En el resto del día siempre hay problemas para resolver. Es como quitarse pesos del cuerpo y de la mente. Debe ser un momento de alivio.
 
Durante la meditación debe dejar todo de lado.
 
Asegúrese que su postura sea la correcta. Una vez que lo logró olvídese de su cuerpo. Si se preocupa por él no podrá relajarse. Dígale entonces a su mente que se libere; que no la restringirá de ningún modo, pensando en esto o aquello. Déjela ir, pero no abandonándose en pensamientos placenteros. Observe su mente, vea a donde se dirige pero no la persiga. Cuando Ud. persigue sus pensamientos, permite que éstos lo controlen.
 
Cuando perciba esta situación, ellos se alejarán por sí mismos. Si Ud. persigue sus pensamientos está restringiendo su atención. Su mente está limitada a esos pensamientos en particular. Cuando Ud. no lo hace, su mente está libre y abierta.
 
Dígale a su mente que puede ir a cualquier lugar que le plazca, pero no la persiga.
 
En este momento su cuerpo estará relajado y su mente liberada porque no la estará restringiendo de ninguna forma. Este es el momento en que más se puede disfrutar. No tiene que hacer nada. Cuerpo y mente está cómodos y si Ud. no tiene ningún pensamiento eso es bueno, continúe así pero cuando ellos resurjan preste atención a su respiración. Si ésta es larga y suave Ud. está confortable. Así ni siquiera tendrá que continuar prestando atención a su respiración.
 
Si su mente está despejada, simplemente siéntese. Pero una vez que comience a sentir su cuerpo, esté seguro que su postura es correcta. Espero que lo pueda lograr. No piense que debe sentarse porque tiene una deuda con alguien.


 

viernes, 11 de agosto de 2017

¿QUE ES ZEN, ZAZEN Y SAMEN?


Seis siglos antes del nacimiento de Cristo, un joven príncipe llamado Gautama Siddharta vivió en un palacio en las laderas del Himalaya en lo que hoy se conoce como Nepal. De acuerdo a la leyenda, llevaba una vida opulenta y protegida  hasta el día en que abandonó el palacio por primera vez.

Mientras viajaba con un sirviente,  vio a una anciana y descubrió que la gente envejecía y declinaba. Vio a un niño enfermo y aprendió sobre la existencia de las enfermedades. Encontró una procesión funeraria y por primera vez se enfrentó a la muerte.
 
Finalmente encontró a un mendigo medio desnudo pero sonriente. "¿Cómo puede este hombre sonreír ante tanta miseria?" preguntó Gautama a su sirviente. "Sonríe porque es un hombre santo, es un ser instruido en el alma", replicó el sirviente. La paz de su mente se hizo pedazos, con una añoranza por liberarse de los sufrimientos del mundo exterior y una incontenible sensación de destino.
 
Gautama renunció a su patrimonio y abandonó el palacio en busca de la instrucción.

LOS SALUDABLES ZUMOS DE TRIGO Y CENTENO

 

A parte de las semillas germinadas que puedas consumir, y que enseguida, en este blog, aprenderás como hacer en casa, hoy se pueden conseguir hierbas frescas en algunos establecimientos o incluso puedes dejar que tus germinados crezcan en casa hasta que se conviertan en hierba, es fácil hacerlo con algunos cereales como el trigo, el centeno, la espelta o el kamet. La semilla de los cereales se transforma en hierba al contacto con el agua, el aire y la luz del sol. Dicha hierba no tiene los mismos componentes. Por ejemplo, la hierba del trigo no tiene gluten.

El consumo de esas hierbas se hace exclusivamente en forma de zumo, que es la forma más adaptada para nuestro sistema digestivo. Muy ricos en fibras, se necesita un aparato digestivo muy particular para digerirlas tal cual, y tampoco pueden alterarse, por ejemplo, es indispensable no someter dichas hierbas a ninguna fuente de calor para extraerles el zumo.


PREGUNTAS AL MAESTRO: CONSEJOS PARA MEDITAR CORRECTAMENTE


Pregunta:
 
Cuando enseño a la gente cómo meditar y les digo que ésta es la forma de despejar nuestra mente de pensamientos, algunos dicen que es imposible no pensar. Ellos dicen que uno está siempre pensando aún si no pensamos en nada. ¿Es posible conocer algo sin ubicarlo dentro de un concepto? ¿No pensar ni razonar, solamente pura atención?
 
Shi-fu:
 
Sus alumnos están en lo correcto pues es difícil imaginar un estado así si nunca se lo ha experimentado o si no se ha meditado. Cuando usted piensa que no está pensando, eso en sí también es pensar. Con la meditación usted puede alcanzar el punto donde no hay más fluctuación, distracción o confusión. Se alcanza el estado de ecuanimidad (calma de la mente o del temperamento). Su mente se pacifica. No hay olas. Esto es estar con la mente clara. En esta situación, de todas formas, hay todavía pensamientos. Pero si se mantiene esta claridad usted no les prestará atención.
 
Pregunta:
 
Algunas veces encuentro dificultades para tener un tiempo para meditar. ¿Es posible meditar en un tren mientras vamos o volvemos del trabajo? Es difícil mantener una postura correcta en esos asientos.

EL ZEN NOS ENSEÑA A DESCUBRIR NUESTRO FONDO TRASCENDENTAL


El Zen nos enseña
a descubrir el fondo trascendental
de nuestro propio ser
en un sentido práctico e inmediato
para "probar" al Ser divino
aquí y ahora.


KARLFRIED GRAF DÜRCKHEIM

 

martes, 8 de agosto de 2017

3 CONSEJOS ACTUALES DEL MAESTRO ZEN

 
Maestro, me da la impresión de que el mundo está más alborotado y complejo cada día, y que estamos perdiendo el control de nuestras vidas.
 
¿Es así o solamente es una impresión? 
 
Hijo, el mundo es el mismo que siempre y en esencia se hacen las mismas cosas de siempre. Que cambien las cosas, los aparatos, las agendas es cosa superficial; la esencia sigue siendo la misma. En cuanto a perder el control de nuestras vidas ¿por qué lo estaríamos perdiendo si nunca lo hemos tenido? Si crees haberlo tenido, fue sólo una ilusión, y por tu pregunta ya estás despertando.
 

lunes, 7 de agosto de 2017

LA MEDITACIÓN ZAZEN O LA PROFUNDIZACIÓN DE LA CONSCIENCIA

 
La exposición y aprendizaje de métodos de desarrollo tiene dos aspectos tradicionalmente utilizados que son el exotérico, o hacia fuera y el esotérico o endotérico, hacia dentro. En Budismo, lo público y lo íntimo se alternan complementándose, siendo más fáciles de comprender las instrucciones habladas y prácticas sencillas empleadas por el mismo Buda y sus descendientes, conocidas como el Pequeño Vehículo o Hinnayana preparatorio, y la meditación, considerada como el Gran Vehículo.
 
El Ego realiza las búsquedas hacia fuera, en el exterior, aprendiendo de la imagen que le devuelven los demás. Cuando ese campo se percibe como rutinario, repetitivo, agotado, inadaptador, “la vista” se vuelve hacia el interior observándose según las Instrucciones; meditando.